martes, 11 de diciembre de 2012

La maleta del hombre muerto

                                    Un hombre murió.  Al darse cuenta vio que se acercaba Dios y que llevaba una maleta consigo. Y Dios le dijo:
-Hijo es hora de irnos. El hombre asombrado preguntó:
-¿Ya? ¿Tan pronto? Tenía muchos planes....

-Lo siento pero es el momento de tu partida.
-¿Que traes en la maleta?
-preguntó el hombre-. Y Dios le respondió:
-Tus pertenencias...
-¿Mis pertenencias? ¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero? Dios le respondió:
-Eso nunca te perteneció, eran de la tierra. -¿Traes mis recuerdos?
-Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.
-¿Traes mis talentos? -Esos no te pertenecieron, eran de las circunstancias.
-¿Traes a mis amigos, a mis familiares? -Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino.
-¿Traes a mi mujer y a mis hijos?
-Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón.
-¿Traes mi cuerpo?
-Nunca te perteneció, ese era del polvo.
-Entonces, ¿traes mi alma?
-No. Esa es mía. Entonces el hombre lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y al abrirla se dio cuenta que estaba vacía. 
 

-Así es, cada uno de los momentos que viviste fueron sólo tuyos.

La vida es sólo un momento. Un momento sólo tuyo. Por eso, mientras estés a tiempo disfrútalo en su totalidad. 
 
Que nada de lo que crees que te pertenece te detenga. Vive el ahora, vive tu vida y no te olvides de ser feliz, es lo único que realmente vale la pena.  Las cosas materiales y todo lo demás por lo que luchaste, se quedan aquí. Valora a quienes te valoran, no pierdas el tiempo con alguien que no tiene tiempo para ti.
Desconozco su Autor.

lunes, 10 de diciembre de 2012

¿SIRVEN LAS DISCULPAS?



¿SIRVEN LAS DISCULPAS?

Cuando alguien trata de hacernos sentir culpables, se espera que digamos:
"Ahora lo veo claro, veo lo mala persona que fui, espero que puedas
perdonarme por las cosas terribles que he hecho".

Tengo mis serias dudas con respecto a la utilidad de las disculpas en
la mayoría de las situaciones.


Las disculpas sólo tienen valor cuando reconocemos que hemos hecho
daño a alguien y deseamos que ese alguien sepa que somos conscientes
de ello, y que lamentamos sinceramente nuestro modo de proceder.


No creo que las disculpas de esta clase sean sanas ni útiles.

La culpa es una emoción creada por el ser humano y crear sentimientos
de culpa en otros también es un hábito insidioso.

Echar la culpa es síntoma de otros problemas emocionales negativos.

Todo lo que sale mal, no debe necesariamente tener un culpable.
La culpa nos persigue, nos obsesiona y nos llega a paralizar.
¿Obtenemos algún beneficio de este sentimiento?
No, y entonces ¿Por qué la fabricamos?

Sin darnos cuenta somos generadores de culpas, las creamos y muchas veces
el entorno contribuye a que nos sintamos culpables, porque muchas personas
ante cualquier problema o dificultad optan por buscar o señalar a otro como
responsable de lo sucedido.
A partir de hoy cuando alguien nos haga sentir culpables, preguntémonos:
¿Qué está sucediendo aquí?

Es posible que descubramos que se nos está manipulando para que nossintamos culpables y llenar así las necesidades emocionales de otra persona.

No es necesario que nos sintamos culpables por la desgracia o infelicidad
ajenas, a menos que realmente las hayamos provocado.

La empatía y la comprensión ayudarán mucho más a nuestros semejantes.
No nos sintamos presionados para pedir disculpas.

La disculpa puede ser sólo un recurso para que alguien añada humillación
a nuestra culpa.


Podemos dejar de crearla y de inyectárnoslas como una droga.
Desconozco su Autor

domingo, 11 de noviembre de 2012

CON LOS AÑOS...




"..Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en  adelante, que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo para  reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad  cronológica, no han crecido.

Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades  como la envidia, los rencores o los celos.

Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros...

Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.

Las personas no  discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa.....  Sin muchas golosinas en el paquete....

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es  lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas..
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí.. tengo prisa por vivir con la intensidad, que solo la madurez puede dar.

Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan.

Estoy seguro que serán más exquisitas, que las que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecha, en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Tener verdadero éxito en la vida es: reír mucho y muchas veces, incluso en las peores circunstancias.

Autor: Margonio de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño)

Un Nuevo Día!!.......







Los kabbalistas dicen que cada día es como si el mundo fuera recién creado.
Este pensamiento tiene dos ramificaciones distintas, pero igualmente poderosas.

La primera es que cada día es un nuevo comienzo: no importa lo que sucedió ayer
o el día anterior.
 
Cuando nos levantamos en la mañana y tomamos el primer aliento,
es un nuevo día, una nueva vida.

Así, en un sentido positivo, si ayer fue un desastre, o si fuiste un tirano,
hoy puedes empezar de nuevo y convertirte en una persona completamente diferente.

Por otra parte, puesto que cada día tiene su propia "vida", no puedes confiar en el
trabajo que hiciste ayer, la semana pasada o el año pasado.
No puedes decir: "Ya hice suficiente".

Puede que hayas estado haciendo este trabajo espiritual durante los
últimos 15 años, pero si no estás cambiando hoy, el trabajo que hiciste anteriormente no importa.

No obtenemos puntos hoy por haber hecho el trabajo ayer.

Cada día, todo empieza de nuevo.

De esta forma, lo que importa es lo que haces hoy y lo que vas a hacer mañana.
Si no es así, rompes la conexión con la Luz.

Si no estás constantemente iniciando una conexión con la Fuerza de la Luz del Creador, ésta se estanca y se rompe.
Puedes ser  hoy alguien completamente distinto de quien eras cuando iniciaste tu
camino espiritual, pero eso no es suficiente.

Lo que importa es quién vas a ser, no quién has sido.
 Si miras hacia atrás, eres como la esposa de Lot, a quien se le
dijo que no mirara hacia atrás, y según cuenta el relato, se convirtió en una estatua de sal.

Mirar hacia atrás para ver lo que hemos hecho es lo que acaba con nosotros.
Debemos siempre mirar hacia delante.

Esta semana, sé consciente de los laureles sobre los cuales reposas.

Mira los  diplomas y los trofeos, no como marcadores de lo que has logrado, si no de lo  que eres capaz de lograr a partir de ahora.

Y si te sientes estancado, saciado, o un santurrón, no hay mejor momento que el presente para volver al camino.
Desconozco su autor

martes, 6 de noviembre de 2012

Muere Lentamente........



Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.

Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.

Martha Medeiros, escritora brasileña.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Carta de una madre a su hijo......


Hijo mio, cumples 30 años y parece que fué ayer que naciste. Espero que a través de todos estos años, haya sido lo que esperabas de mi como madre. No es fácil ser padres, no hay instrucciones de como serlo, pero siempre hicimos y dimos lo que creímos era lo mejor para tí y tus hermanas y creo resumirlo en lo siguiente:

Les dí la vida, pero no puedo vivirla por ustedes,

Pude enseñarles muchas cosas, pero no puedo obligarlos a aprenderlas.
Puedo dirigirlos aún, pero no responsabilizarme por lo que hacen.
Puedo instruirlos en lo malo y en lo bueno, pero no puedo decidir por uds.

Puedo darles amor, pero no puedo obligarlos a aceptarlo.

Puedo enseñarles a compartir, pero no puedo forzarlos a hacerlo.

Puedo hablarles del respeto, pero no les puedo exigir que sean respetuosos.

Puedo aconsejarlos sobre las buenas amistades, pero no puedo escogerlas por uds.

Puedo hablarles sobre el sexo pero no puedo mantenerlos puro.

Puedo contarles sobre la vida, pero no puedo edificarles una reputación.

Puedo decirles que el alcohol es peligroso, pero no puedo decirles NO para uds.

Les advertí acerca de las drogas, y estoy feliz que jamás las usaron!

Les exhorté la necesidad de tener metas altas, muchas las han cumplido pero no puedo alcanzarlas todas por uds.

Puedo enseñarles acerca de la bondad, pero no puedo obligarlos a ser bondadosos.

Puedo amonestarles en cuanto al pecado, pero no puedo hacerlos unas personas con moral.

Puedo explicarles cómo vivir, pero no puedo darles la vida eterna.

Pueden estar seguros que me he esforzado hasta el máximo para darles lo mejor de mi.... porque LOS AMO...
Pero lo que hagan de sus vidas dependerá solo de ustedes, aún cuando siempre esté con ustedes en pensamiento y corazón .

Las decisiones las tomarán USTEDES Y SOLO USTEDES. Sólo le pido a Dios que los ilumine, bendiga y dirija para que tomen las correctas.

La vida es el regalo que Dios nos hace,

La forma en que vivan VUESTRAS vidas, es el regalo que se haran a USTEDES MISMO.

LOS AMO Y AMARÉ MIENTRAS DIOS ME DE VIDA! QUE DERRAME SUS BENDICIONES POR SIEMPRE SOBRE USTEDES!! QUE LOS PROTEJA Y LOS HAGA INVISIBLES A LOS OJOS DEL ENEMIGO!
Tu Madre.

¿Por qué muere el amor?


Las decepciones.

Causadas por el abuso de confianza frecuentes. La falta de sinceridad, respaldada en muchas ocasiones detrás de una reflexión equivocada "por no herir sus sentimientos", "por no preocuparle", etc. es una actitud que va destruyendo lentamente la confianza.

La Pereza.

Del que se acomoda en una situación ya establecida y lo da todo por hecho. A esta actitud yo la clasifico como el "cáncer del amor". De ella deriva muy pronto, la rutina, la falta de respeto, el aburrimiento.

El Egoísmo.

Es imposible que un amor perdure si se dejan llevar cada uno de sus instintos egoístas, pues el amor, aunque necesita una reciprocidad, es ante todo una donación de tu yo interior, de tu espiritualidad.

El tiempo y la distancia.

Si pasa el tiempo sin ninguna clase de relación y existe una distancia, el sentimiento queda como dormido, se corre un gran riesgo, puede desaparecer, por no alimentarse aunque el recuerdo entrañable de ese sentimiento vivido, sólo se guarda en el corazón.

Desconozco su autor

Cuánto Duele no Tener Éxito.....


Cuenta una fábula que en cierta ocasión había un perro que estaba echado en el suelo y por alguna razón mostraba estar incómodo. Su molestia era tal que sin parar aullaba con dolor. Ahuuuuu... Ahuuuuu...

La gente lo veía con inquietud mientras su aullido lastimero continuaba: Ahuuuu!! Ahuuuu!!

Hasta que alguien preguntó a su dueño: ¿Porqué llora este perro?

Y el serenamente contestó: El perro aúlla porque está sentado sobre un clavo...

Y entonces, pegunto la primera persona, ¿¡porqué no se levanta!?
Y la respuesta fué: Porque aún no le duele suficiente.

Moraleja: algunas veces sentimos dolor, un dolor intenso por el estilo de vida que llevamos. Nos quejamos, sufrimos en silencio, deseamos una vida distinta. El dolor por no tener éxito puede ser muy intenso. El no poder dar a nuestras familias algo mejor o bien la pesada carga de las deudas hacen que nuestro "aullido" apenas se escuche.

Pero lamentablemente nos falta acción.

Falta la decisión por levantarse y salir adelante. Si este cuadro te define, seguramente es el momento de actuar. De dejar de lamentarte y decidir de una vez por todas un cambio radical en tu vida.

Cualquiera que sea tu necesidad principal: económica, emocional, familiar, espiritual o laboral. Hoy puedes comenzar a cambiar. Es una decisión personal. Es un paso hacia una vida mejor, pero comienza con voluntad propia.

Recuerda que nadie lo va a hacer por ti. Y como dijo Albert Einstein:
"Hacer lo mismo y esperar resultados distintos, es un síntoma de locura".

Desconozco su autor.

sábado, 8 de septiembre de 2012

La Prisa, nuestra ENEMIGA ...

El mundo acelerado en el que vivimos nos vuelve impacientes e irritables y nos impide gozar de las maravillas del mundo.

Tratamos de apresurar la madurez de nuestros niños.

A los cinco años, le decimos:
¿Por qué no te comportas como una persona mayor?
Queremos que se comporten como adultos, no porque sea mejor para ellos, sino porque es más cómodo para nosotros. Y nos privamos así de que nos ofrezcan su frescura, curiosidad, asombro y su alegría espontánea.

En cierta ocasión, un padre preguntó al rector de una universidad si el plan de estudios no podía simplificarse, a fin de permitirle a su hijo concluirlo "por medios más rápidos".

Ciertamente -le respondió-, pero todo depende de lo que usted pretenda hacer de su hijo.

Un roble le toma cien años para crecer.

A una calabaza, le bastan dos meses.

La naturaleza suministra abundantes indicios de que nuestro ritmo apresurado no es natural.
Cuando uno abandona la ciudad y camina entre los árboles que crecen lentamente y las montañas silenciosas, uno absorbe un poco de la calma y tranquilidad de la naturaleza.

El sol se tomará siempre el tiempo que necesite para salir y para ponerse. No se le puede apresurar.

Sin embargo, en el mal uso de la paciencia corremos el riesgo de volvernos espectadores inactivos, en vez de hombres de acción, capaces de contribuir a que acontezca lo mejor. Paciencia no significa pasividad, es decir, esperar que todas las cosas se nos den hechas.

Es más bien el principio de comenzar anticipadamente y tomarse el tiempo que uno requiera para hacer las cosas.

Las mejores cosas de la vida no pueden apresurarse.

Autor: Harold Kohn

domingo, 22 de julio de 2012

Los extremos se tocan

                                 Para padres y madres, y para los que serán.

Somos las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los errores de nuestros progenitores.  Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, somos los padres más dedicados y comprensivos pero, a la vez, los más débiles  e inseguros que ha dado la historia.  Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más beligerantes y poderosos que nunca.

Parece que en nuestro intento por ser los padres que queremos tener, pasamos de un extremo al otro.  Así, somos la última generación de hijos que obedecieron a sus padres y la primera generación de padres que obedecen a sus hijos.  Los últimos que le tuvimos miedo a los padres y los primeros que les tememos a los hijos.  Los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos.  Lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres y los primeros que aceptamos que nuestros hijos nos falten el respeto.

En la medida que el permisivismo reemplaza al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal.  En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto.  Y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres.

Pero en la medida en que las fronteras jerárquicas entre nosotros y nuestros niños se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten.  Y son los hijos quienes ahora esperan respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias y su forma de actuar y de vivir.  Y que, además, les patrocinen lo que necesitan para tal fin.  .Como quien dice, los roles se invirtieron y ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos y no a la inversa, como en el pasado.  Esto explica el esfuerzo que hacen hoy tantos papás y mamás por ser  los mejores amigos y por querer parecerse al máximo a sus hijos.

Se ha dicho que los extremos se tocan.  Y si el autoritarismo del pasado llenó a los hijos de temor hacia sus padres, la debilidad del presente los llena de miedo y menosprecio al vernos tan débiles y perdidos como ellos.  Los hijos necesitan percibir que, durante su niñez, estamos a la cabeza de sus vidas como líderes capaces de sujetarlos cuando no se pueden contener y de guiarlos mientras no saben para dónde van.

Si bien el autoritarismo aplasta, el permisivismo ahoga.  Sólo una actitud firme y respetuosa les permitirá confiar en nuestra idoneidad para gobernar sus vidas mientras sean menores porque vamos adelante liderándolos y no atrás cargándolos y rendidos a su voluntad.  Es así como evitaremos que las nuevas generaciones se ahoguen en el descontrol y hastío en el que se está hundiendo una sociedad que parece ir a la deriva, sin parámetros ni destino.

Los límites ubican al individuo.

ÁNGELA MARULANDA  socióloga.



miércoles, 18 de julio de 2012

Ruptura Sentimental. Qué hacemos si tenemos amigos/trabajo en común?

                                                                      
En le trabajo Es muy corriente el conocer a la pareja en el ámbito de trabajo, donde se pasa mucho tiempo al día, o que, después de un tiempo de relación, se haya conocido a su círculo de amistades y se haya entablado una buena relación con ellos. En estos casos se presenta un conflicto, Se rompe con todo o se afronta?

Nerea Bárez e Isabel Echevarría, psicólogas de NBP sicología, nos explicaban que “No podemos detener toda nuestra vida por una ruptura. Si trabajamos con nuestra ex-pareja, es evidente que puede ser difícil mantener la distancia que hace falta en los primeros momentos, pero para nada es recomendable abandonar el trabajo”. Una opción que podemos adoptar es pactar algunas pautas para, sobre todo al principio, no coincidir excesivamente en los lugares comunes o no trabajar en permanente contacto.

Superar ruptura 

La ruptura en el caso de las relaciones de amistad hay que valorar que vínculos hemos desarrollado con las otras personas y hasta que punto son esenciales en nuestra vida y no nos van a perjudicar. Hay que tener cuidado con esto ya que, como nos explicaban las psicólogas de NBP sicología, “Ni es recomendable alejarse de todo lo que tenga que ver con el ex para evitar verle o saber de él, ni todo lo contrario, esto es, mantener amistades solo para investigar o continuar sabiendo algo de él”. Si de verdad son personas con las que tenemos una amistad basta con quedar con ellos a solas, no hace falta coincidir con la ex-pareja.

Superar una ruptura parte de la base de que uno mismo quiera hacerlo. Hay que ser conscientes de que la relación se ha terminado y hay que seguir hacía adelante. En un primer momento deberemos hablar del tema y no guardárnoslo para nosotros mismos pero, éste no debe acaparar las conversaciones de las 24 horas del día. El mejor consejo a seguir es: Divertirnos, sentirnos bien, recordar como éramos antes de conocer a nuestra ex pareja y querernos.
Autor: En Femenino.

domingo, 15 de julio de 2012

Ruptura sentimental ¿Cómo superarla?.....

                                                                        

Una ruptura Sentimental siempre supone un cambio radical en nuestras vidas y lo primero que debes de hacer es no culparte por ese hecho ya que una ruptura no tiene responsable, es cuestión de dos.

No debes de pensar que no superarás esa situación porque todas las situaciones son superables.

Para que no resulte tan difícil comparto unos consejos:

~Lo primero es tener una actitud positiva y querer superar la situación, es importante poner interés y creerse que la situación se puede cambiar.

~Debes recuperar tu máxima belleza, intenta ponerte guapo o guapa y que los demás te vean estupendo/a te subirá el autoestima y tú mismo cuando te mires al espejo conseguirás sentirte mejor.

~Si la decisión ya ha sido tomada debes ser consecuente y no llamar a tu pareja ni agobiarla, hay que respetar la decisión tomada por la otra parte.

Un consejo que te damos es que te olvides un tiempo del móvil y que sólo lo lleves cuando realmente sea necesario.

~Debes ayudarte de tus amigos y el contarle lo que te ha sucedido te aliviará, ya que ellos te escucharán y ayudarán en todo lo que necesites para superar esta situación.

~Intenta llevar la situación con normalidad, es decir, debes de seguir haciendo lo mismo que venías haciendo antes, y no empezar a salir todos los días ni tampoco encerrarte. Mantén tu rutina y tu misma forma de vida.

~Debes hacer aquello que te gusta. Piensa en ti, y haz aquello que en el pasado no has podido hacer y disfruta de esas situaciones.

~No debes de buscar desesperadamente una nueva pareja, ya que esto no solucionará nada y al final acabarás acordándote más de tu ex pareja y entrando en un análisis comparativo continuo .

Es muy importante que te cuides, que comas bien , hagas ejercicio y descanses correctamente.

Estos buenos hábitos contribuirán a que te sientas mejor contigo mismo y tener una visión optimista y positiva. El deporte contribuirá a que no te estreses y a desconectar de esos pensamientos que te agobian.

De vez en cuando es aconsejable que te des algún capricho, ya que para que nos vamos a engañar, comprar suele sentar bien y mejora nuestro estado de ánimo.

Recuerda que el alcohol no será un buen compañero, ya que si en un principio puede sentarte bien, luego tiene un efecto caída y te sentirás más triste.
Desconozco su Autor.

Que descubras......



Que el dolor que has vivido y los problemas que has experimentado, te den el poder de caminar por la vida enfrentando cada situación con optimismo y valor.

Que encuentres tiempo cada día para apreciar la belleza y el amor que te rodean.


Que una palabra generosa, un abrazo y una sonrisa sean tuyos todos los días de tu vida, y que puedas dar estos regalos tanto, como recibirlos.

Que encuentres suficiente fortaleza en tu interior para determinar por ti mismo tu valor, y no dependas de la opinión de otros para reconocer tus habilidades.


No olvides que habrá seres cuyo amor y comprensión siempre estarán contigo, aún cuando te sientas solo.

Recuerda el sol aún en medio de la tormenta.


Recuerda que aquellos seres cuyas vidas has tocado y aquellos otros que han dejado su huella en ti, siempre ocuparán un lugar especial en tu corazón.

No importa si el encuentro fue corto y no lo que tu esperabas o deseabas.


Valoriza más la bondad y generosidad que habitan en tu corazón.

Recuerda que como seres humanos tenemos muchas cosas en común, pero en el fondo  todos somos diferentes.  Aprecia y respeta las diferencias.


Autor Desconocido 
                                                                         

Hoy seré FELIZ!.......


Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste.
Me sentiré  más alegre que nunca.
No me lamentaré de nada.
Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala.

Hoy trataré de ajustarme a la vida.
Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en el.

Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré, ni lamentaré: agradeceré que haya sucedido. Porque así se puso a prueba mi voluntad de ser feliz.
Hoy seré dueño de mis sentimientos, de mis nervios, de mis impulsos.
Para triunfar tengo que tener dominio de mi mismo.
Hoy trabajaré alegremente, con entusiasmo y pasión.
Haré de mi trabajo una diversión.
Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría.
Comprobaré mis pequeños triunfos, no pensaré en los fracasos.

Hoy seré amigable. No criticaré a nadie.
Si comienzo a criticar una persona, cambiaré la crítica por elogios;
toda persona tiene sus defectos y sus virtudes.
Olvidaré los defectos y concentraré mi atención en las virtudes.
Hoy evitaré discusiones desagradables.

Hoy voy a eliminar dos plagas: la prisa y la indecisión.
Hoy viviré con calma, con paciencia, porque la prisa es la enemiga de una vida feliz y triunfante.

No permitiré que la prisa me acose ni que la impaciencia me abrume.
desconozco su Autor.      
                                                                                    

ELIJAMOS BIEN UNA PALABRA HOY!


Porque con una palabra podemos perder o ganar un amigo.

Alguien dijo una vez:

"Las palabras son los peldaños de la escalera de nuestra comunicación".
Así pues, hemos de cuidar que cada tramo esté bien construido, que no sea resbaladizo, que no esté carcomido, que no provoque más caídas o problemas en nuestra relación con los demás.

De ahí que siguiendo las definiciones orientales elijamos bien nuestras palabras, los peldaños de la escalera de una buena comunicación.

Ya que:

Una palabra cualquiera puede ocasionar una discordia.
Una palabra cruel puede destruir una vida.
Una palabra amarga puede provocar odio.
Una palabra brutal puede romper un afecto.
Una palabra agradable puede suavizar el camino.
Una palabra a tiempo puede ahorrar un esfuerzo.
Una palabra alegre puede iluminar el día.
Una palabra con amor y cariño puede cambiar una actitud.

¡ELIJAMOS BIEN UNA PALABRA, HOY!

Desconozco su Autor.                                       
                                          

domingo, 8 de julio de 2012

La oportunidad...


La oportunidad es la ocasión de hacer algo, pero hay que saber el justo momento para aprovecharla.

La oportunidad no se presenta en la rutina diaria, ni a quienes ven la vida de color gris, es como una franca sonrisa en un rostro desconocido.

La oportunidad tampoco se presenta a quienes la buscan afanosamente.

Y es que la oportunidad puede ser espectacular, así como discreta y disimulada.

Tu vida en sí, es una gran oportunidad.

Quien diga, que la vida siempre está saturada de escollos y no cambia esa manera de verla, no se permite ver que también está llena de oportunidades.

Hay algunas personas que sólo alcanzaron a ver una, en toda su vida, y lograron metas jamás imaginadas.

¡ Se imaginan si hubieran podido ver las noventa y nueve anteriores que ignoraron !

-Eres joven, aprende a verlas y aprovécharlas!!
-Eres maduro, muévete , estás perdiendo el tiempo!!
-Eres anciano, limpia esos lentes, aún hay muchas..por disfrutar!!

La oportunidad es una bendición dirigida a ti por quien te ama: la vida.

Anónimo.            
                                                                

"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."




En Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres.

Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían vajillas antiguas. En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. "¿Me permite ver esa taza?" preguntó la Señora, "¡nunca he visto nada tan fino como éso!"

En cuanto tuvo en sus manos la taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar. La tacita le comentó:
"¡Usted no entiende! ¡yo no siempre he sido esta taza que usted está sosteniendo! hace mucho tiempo yo sólo era un montón de barro amorfo.

Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y me amoldó cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grité:
 "¡Por favor! ¡Ya déjame en paz!"
Pero mi amo sólo me sonrió y me dijo:

"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."

 Después me puso en un horno.
¡Yo nunca había sentido tanto calor! ¡me pregunté por qué mi amo querría quemarme, así que toqué la puerta del horno.
A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi amo que me decían:

"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."


Finalmente se abrió la puerta, mi amo me tomó y me puso en una repisa para que me enfriara.
"¡Así está mucho mejor!" me dije a mi misma, pero apenas y me había refrescado cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintándome.

¡El olor de la pintura era horrible! ¡sentía que me ahogaría!
"¡Por favor detente!" le gritaba yo a mi amo; pero él sólo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía:

"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."

Al fin mi amo dejó de pintarme; ¡pero esta vez me tomó y me metió nuevamente a otro horno! no era un horno como el primero; ¡sino que era mucho más caliente! ¡Ahora sí estaba segura que me sofocaría! ¡le rogué y le imploré a mi amo que me sacara! grité, lloré; pero mi creador sólo me miraba diciendo:
"Aguanta un poco más, todavía no es tiempo."

En ese momento me di cuenta que no había esperanza, ¡nunca lograría sobrevivir a ese horno!. Justo cuando estaba a punto de darme por vencido se abrió la puerta y mi amo me tomó cariñosamente y me puso en una repisa que era aún más alta que la primera, allí me dejó un momento para que me refrescara.

Después de una hora de haber salido del segundo horno, mi amo me dió un espejo y me dijo:

"¡Mírate! ¡Ésta eres tú!" ¡Yo no podía creerlo! ¡Ésa no podía ser yo! ¡lo que veía era hermoso!.
Mi amo nuevamente me dijo:

"Yo sé que te dolió haber sido golpeada y amoldada por mis manos; pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado. 

Sé que te causo mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí, seguramente te hubieras estrellado. También sé que los gases de la pintura te provocaron muchas molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría color. Y si yo no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido la suficiente para que subsistieras.

¡Ahora tú eres un producto terminado! ¡Eres lo que yo tenía en mente cuando te comencé a formar!"

Moraleja: Dios sabe lo que está haciendo con cada uno de nosotros. Él es el artesano y nosotros somos el barro con el cual él trabaja. Él nos amolda y nos da forma para que lleguemos a ser una pieza perfecta y podamos cumplir con su voluntad...
Desconzco su Autor.

domingo, 3 de junio de 2012

Reconstruir......


No existe hogar que en algún momento no haya conocido viento y tormenta, frío abierto y noche cerrada.

Alguno se destruyó porque se movió en exceso el suelo sobre el que dos cimentaron su arquitectura de vida. Otros, simplemente fueron quedando inservibles porque su hoy se fue distanciando de su ayer, algo que atribuimos al paso de ese tiempo que decimos que todo lo cambia.

Pienso que no es cierto. No cambia el tiempo: lo que cambia es cómo sentimos nuestro tiempo, aquel momento en que entendemos que la mejor comida, mal digerida es indigestión; que el amor no se construye sólo desde el ímpetu del dar, sino también desde el flujo del recibir.

Y entonces llega el momento de la suprema decisión: abandonar o reconstruir.

Reconstruir requiere fe e ilusión, porque significa volver a proyectarse desde una convivencia bien distinta a la que causó la malvivencia. Habrá que pensar en menos habitaciones y rincones, espacios más diáfanos, luminosos, ventilados y abiertos. Habrá que pactar unos cimientos comunes que aguanten vendavales, nevadas y chorradas.

Y todo habrá que hacerlo desde esa humedad que sólo genera el amor, porque las lágrimas secas y resentidas son incapaces de fraguar nuevos cementos.
Reconstruir fielmente el pasado es absurdo porque, a partir de ahora, de nosotros sólo queda el futuro.
Reconstruir es quedarse con lo bueno, y el resto, cambiarlo del todo para un futuro distinto y mucho mejor.              
                   
Desconozco su Autor